La semana pasada destacábamos cómo Internet ha revolucionado el concepto que los clientes tienen de las empresas y negocios y cómo ahora los conceptos tradicionales que transmite un local o tienda se han visto sustituidos por otros nuevos en las aplicaciones y sitios webs. Ahora, los clientes se basan en la rapidez de carga de una web, la facilidad para encontrar la información que buscan en los contenidos, el acceso rápido formularios de contacto, la cantidad y periodicidad del contenido, etc…

Este área de la ingeniería informática que se encarga de estos aspectos es el desarrollo web. Es muy importante destacar que el desarrollo web y el diseño web no son lo mismo, aunque muchas veces el desarrollador cumpla ambas funciones.

Lo primero que hay que tener claro es que con aplicación web no nos referimos a aplicaciones para móviles, sino a pequeños programas integrados en nuestro sitio web que permiten realizar múltiples tareas como el registro de usuarios, la consulta de productos de nuestra tienda, el acceso a newsletters, la integración con bases de datos…

foto-portada-webon

El desarrollo web se centra en implementar la programación y conocimientos lógicos necesarios para las dos partes imprescindibles de la creación de aplicaciones y sitios web conocidos como entorno cliente y entorno servidor, existen proyectos en los que sólo es necesario una de las partes pero, normalmente, ambas son necesarias e interactúan entre sí.

Dentro del desarrollo web también entra el diseño de las estructura de la base de datos necesaria para que la aplicación pueda funcionar, por ejemplo para registrar los diversos clientes u usuarios; la comprobación de la usabilidad y cumplimiento de los estándares y normas regionales del sitio web, la implementación de sistemas de seguridad para su correcto funcionamiento.

Si te interesan nuestros servicios de desarrollo web, no dudes en contactarnos en el 900 845 900.