Después de superar grandes dificultades, que lo hace en gran medida, con la comercialización de maquinaria reconstruida en sus talleres, los años 50 abren un periodo que podría calificarse de modélico, por cuanto esta empresa, no solo participó en el reequipamiento de los sectores de comercio y oficinas, sino que desarrolló una política de formación de profesionales, tanto en comercialización como en servicio técnico y programación, que ha contribuido a que muchos de los profesionales que han tenido cargos de responsabilidad en el sector de los equipamientos de oficinas y comercio, procedan de la escuela creada por Gispert S.A. En los años cincuenta, por las exigencias de la comercialización y posterior servicio postventa, D. Rafael Gispert Serradell, presidente del consejo de administración y director general, hijo mayor del fundador, incorpora a la organización profesionales, procedentes principalmente de NCR, formados en las técnicas americanas de comercialización y reparación de equipos de oficina y cajas registradoras, que van a contribuir a crear equipos humanos y una organización capaz de acometer los retos que en el futuro se le van a plantear a la empresa, tanto en el aspecto técnico como en el comercial. Hasta ese momento, la empresa se ha nutrido de profesionales cuyo conocimiento está basado en la experiencia, será a partir de ahora que comience un plan intensivo de formación que hará de Hijos de Rafael Gispert Díaz S. A. una gran empresa. En la segunda parte de la década de los años cincuenta, la propiedad, trata principalmente de incorporar a la nueva cultura empresarial a los jóvenes valores de la empresa, los cuales no habían tenido la oportunidad de adquirir una formación organizada. También, dado que el crecimiento de la empresa en la década de los años cincuenta y sesenta es muy rápido, se hace imprescindible la incorporación de personal que cubra los nuevos puestos de trabajo. El personal que se incorpora, salvo contadas excepciones, se ajusta a un perfil técnicamente estudiado. Las pruebas, de carácter psicotécnico, se llevan a cabo teniendo en cuenta lo que se pretende de la nueva incorporación una vez que ha recibido formación, así como su capacidad para adaptarse a los requerimientos que la evolución futura que las nuevas tecnologías le pueden exigir. Para esto, en colaboración con el Ministerio de Trabajo y otras entidades privadas especializadas, se confeccionan pruebas de selección específicas y se llevan a cabo centenares de entrevistas. Se trató en definitiva de incorporar personas que pudieran integrarse y desarrollarse en la Empresa con las mejores perspectivas de realización personal y rendimiento en su puesto de trabajo.