La Guerra Civil Española marcó un paréntesis en la trayectoria de la empresa y es a finales de los años cuarenta cuando la empresa recobra una actividad remarcable. Contribuye también a este paréntesis la Segunda Guerra Mundial, que influye, como en otros sectores, al estancamiento de la importación de equipamientos.

Finalizando los años cuarenta, cuando Europa empieza a recuperarse de los desastres de la Segunda Guerra Mundial, la visión comercial de D. Rafael Gispert Díaz, hace que este se movilice en la captación de representaciones comerciales de las mejores marcas europeas, las cuales, empiezan a poner en el mercado una nueva generación de máquinas de oficina y cajas registradoras.

A su muerte, ocurrida en accidente de aviación, el 8 de febrero del año 1949, son sus hijos los que continúan esta política y crean las bases de una organización que mira a un futuro que se presenta lleno de oportunidades para Gispert S.A.