Un nuevo sistema de impresión 3D va a cambiar la industria para siempre: CLIP (Continuous Liquid Interface Production). Esta nueva tecnología utiliza resina líquida como materia prima, láser ultravioleta y oxígeno de una manera que reduce la velocidad drásticamente y permite que la resina fotosensible solidifique de forma continua.  Aparentemente es muy similar a la tecnología SLA (estereolitografía). Pero solo aparentemente, porque hay diferencias fundamentales que la hacen entre 25 y 100 veces más rápida que sus rivales.

 

La empresa detrás de esta nueva tecnología, Carbón 3D, tiene sede en California y es relativamente desconocida. Lleva desarrollando esta tecnología desde su creación en 2013.

El proceso es el siguiente: se crea una ventana de oxígeno, lo que permite que la máquina pueda controlar de forma precisa la mezcla de la luz láser y el oxígeno en la resina.
La variación en la mezcla es lo que hace que la resina solidifique con la forma del objeto. La ventana es clave aquí: es transparente a la luz, pero permite que el oxígeno pase a través de él, como una lente de contacto, según la compañía.

 

carbon3d-clip-impresion-3d-2

 

carbon3d-clip-impresion-3d-detalle
Los aspectos más interesantes de la tecnología CLIP de Carbon 3D son:

Velocidad: Entre 25 y 100 veces más rápida que la impresión 3D convencional.
Calidad comercial: Produce objetos con propiedades mecánicas consistentes.
gran variedad de materiales: Permite el uso de una amplia gama de polímeros.

 

Hasta ahora, la impresión 3D ha involucrado muchos pasos mecánicos repetidos durante un largo período de tiempo. CLIP se ejecuta mucho más rápido, produce partes lisas y permite una amplia gama de materiales.

Como sus creadores explican, “la luz ultravioleta provoca la fotopolimerización, mientras que el oxígeno inhibe la misma. Al equilibrar cuidadosamente la interacción de la luz y el oxígeno, CLIP crea los objetos de forma continua a partir de la resina”.

La compañía explica que los métodos tradicionales de impresión 3D suelen crean los objetos con material más grueso y “notoriamente” inconsistente, y cuyas propiedades son desiguales debido a la impresión por capas.

“CLIP produce propiedades mecánicas consistentes y predecibles. Las piezas son lisas por fuera y sólidas en su estructura”, aseguran.

La gama de materiales es también mucho mayor que con las técnicas convencionales. Eso significa que la gama de productos que surgen como resultado también podría ser mucho más amplia – desde calzado deportivo hasta piezas de automóviles, según el fabricante.

Entonces, ¿cómo una empresa tan exitosa emergen de una relativa oscuridad? Carbon3D va asociada con Sequoia Capital – un gigante del capital de riesgo – y Silver Lake Kraftwerk. Entre 2013 y 2014 lograron recaudar 41 millones de dólares.

“Si la impresión 3D quiere salir del nicho de prototipos en el que ha estado atrapado durante décadas, tenemos que encontrar una tecnología punta que ataque el problema desde una perspectiva fresca y aborde las debilidades fundamentales de la impresión 3D” según Jim Goetz, miembro del consejo de Carbon 3D y socio de Sequoia.

Fuente: RT